Tramitación de autorización de residencia y trabajo por cuenta propia

La autorización de residencia y trabajo por cuenta propia viene anunciada en el artículo 37 de la Ley de Extranjería.

Para la realización de actividades económicas por cuenta propia habrá que probar el cumplimiento de todos los requisitos que la normativa exige a los nacionales para la apertura y funcionamiento de la actividad proyectada, así como los relativos a la suficiencia de la inversión y la potencial creación de empleo, entre otros.

La autorización inicial de residencia y trabajo por cuenta propia se limitará a un ámbito geográfico no superior al de una Comunidad Autónoma y a un sector de actividad.

El procedimiento establecido en el Reglamento se refiere a los extranjeros que se encuentran fuera de España, por ello, la solicitud se realiza en el consulado español del país de origen.

No obstante, también se puede acceder a esta autorización desde España.

El procedimiento de la solicitud desde el exterior distingue tres pasos:

1.- Presentación de solicitud de permiso de residencia y trabajo por cuenta propia en el consulado español en el país de origen.

Aquí hay que tener en cuenta que la inversión es suficiente para el inicio del negocio y el mantenimiento de su solicitante. Además se tendrán que conseguir los permisos del negocio para iniciar la actividad.

El requisito de suficiencia de la inversión y potencial creación de empleo deberán ser acreditados por un economista o experto en inversiones que realizará un plan de negocio o proyecto de actividad para justificar la viabilidad de la inversión y del negocio, con previsiones a 3 o 5 años.

Una vez presentada la solicitud de autorización de residencia y trabajo por cuenta propia con todos los requisitos legales y si ésta es concedida, pasaremos al paso segundo.

2.- Petición de visado. Un vez notificada la concesión de la solicitud, el interesado solicitará un visado de trabajo por cuenta propia en el plazo de un mes desde la notificación de la concesión.

El consulado resolverá la solicitud y expedirá, si procede, el visado de residencia y trabajo en el plazo de un mes.

3.- Entrada en España. El extranjero tiene tres meses de entrada en España desde que se le concede el visado. A partir de la entrada, el interesado deberá realizar su afiliación a la seguridad social y darse de alta en el RETA.

Desde Laboristo os aconsejamos tanto a las empresas como a los trabajadores el asesoramiento de un experto en extranjería que os guíe en vuestras solicitudes.

¿Necesita ayuda sobre esta área?

Rellene el siguiente formulario y nos pondremos en contacto con la mayor brevedad posible.