Atribución y adquisición de la nacionalidad española

El campo normativo principal en relación a la adquisición de la nacionalidad española se encuentra regulado en el Código Civil (CC), en concreto, de los artículos 17 a 26 del CC.

El estado tiene dos mecanismos para determinar quienes son sus nacionales.

  1. derecho de sangre
  2. derecho de suelo

Cualquier de los dos atribuyen la nacionalidad española, el primero considera nacionales a los hijos de nacionales y el segundo lo hace a quienes hubieran nacido en territorio español.

Estos son los llamado españoles de origen quienes gozan de una mayor vinculación con el Estado y no pueden ser sancionados con la pérdida de nacionalidad.

La adquisición de la nacionalidad por opción es una posibilidad que concede la normativa al extranjero para adquirir la nacionalidad española y que se ejercita mediante una solicitud en la forma y con los requisitos establecidos. Tienen derecho a optar los sujetos contemplados en el artículo 20 del Código Civil (CC) y los comprendidos en los artículo 17.2 y 19.2 del CC. Es decir, podrán optar a la nacionalidad española las siguientes personas:

  • Personas que estén y hayan estado sujetas a la patria potestad de un español.
  • Personas cuyo padre o madre hubiera sido originariamente español y nacido en España.
  • Una vez adquirida la mayoría de edad, el interesado descubra que alguno de los padres es español o que nació en España.

Por otro lado, tenemos la adquisición de la nacionalidad por posesión de estado que es la que sirve para declarar la nacionalidad de los nacionales de las antiguas colonias españolas. La adquisición de la posesión de estado por uso continuado y disfrute de la nacionalidad española es para aquellas personas que han poseído y utilizado la nacionalidad española durante 10 años, de buena fe y basada en un título inscrito en el Registro Civil.

Mención especial a la adquisición de la nacionalidad por carta de naturaleza. Esta vía es extraordinaria y no es frecuente. La valoración de dichas circunstancias será realizada discrecionalmente por el Gobierno y la concederá mediante real decreto.

Por último, tenemos la adquisición de la nacionalidad por residencia. Este es uno de los supuestos más comunes. Se establece en el art. 22 del CC y refiere al extranjero que haya residido en España de forma legal, continuada e inmediatamente anterior a la petición durante un plazo de 10, 5, 2 o 1 año, según el caso.

Estas son las situaciones, en general, de las personas que podrán optar a adquirir la nacionalidad española.
Desde Laboristo aconsejamos el asesoramiento de un experto en Extranjería que durante toda la tramitación de su solicitud.

¿Necesita ayuda sobre esta área?

Rellene el siguiente formulario y nos pondremos en contacto con la mayor brevedad posible.