Tramitación de incapacidades

Para la tramitación de incapacidades en primer lugar es necesario definir que entendemos por incapacidad en su doble vertiente temporal y permanente y que tipologías de incapacidad existen.

La Incapacidad temporal (IT) es el estado de necesidad en el que se encuentra la persona trabajadora que le impide temporalmente prestar sus servicios, conllevando una pérdida de ingresos económicos y la necesidad de recibir asistencia sanitaria para recobrar la salud.

Por otro lado, la Incapacidad Permanente (IP) es la situación del trabajador/a que después de haber estado sometido al tratamiento prescrito, presenta reducciones anatómicas o funcionales graves que disminuyan o anulen su capacidad laboral.

  • A su vez, existen diferentes grados de Incapacidad Permanente:
  • IP parcial para la profesión habitual
  • IP total para la profesión habitual
  • IP absoluta para todo trabajo
  • Gran invalidez

Será competencia del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) evaluar, calificar y revisar la incapacidad y reconocer el derecho a las prestaciones económicas contributivas de la Seguridad Social por IP, en sus distintos grados.

Además, el INSS verifica la existencia de lesiones, mutilaciones y deformidades de carácter definitivo, no invalidantes, causadas por accidente de trabajo o enfermedad profesional, y reconoce el derecho a las indemnizaciones correspondientes.

El procedimiento para evaluar la incapacidad con el fin de que se reconozcan prestaciones económicas por IP y las indemnizaciones por lesiones, mutilaciones y deformidades de carácter definitivo, no invalidantes, se iniciará:

  • De oficio, por iniciativa de entidad gestora, Inspección de Trabajo y Seguridad Social o del Servicio de Salud competente.
  • A instancia del trabajador
  • A instancia de las mutuas o empresas colaboradoras.

Si a resultas del procedimiento seguido ante el INSS, éste denegara el derecho a las prestaciones económicas contributivas por incapacidad, la persona trabajadora tendrá derecho a interponer reclamación previa ante el INSS.

En el caso de que nos denieguen la IP en reclamación previa, habrá que interponer la correspondiente demanda ante los Juzgados de lo Social.

Desde Laboristo contamos con un equipo multidisciplinar de abogados en colaboración con un gabinete médico que se encargarán de realizar los trámites necesarios para solicitar la incapacidad.

¿Necesita ayuda sobre esta área?

Rellene el siguiente formulario y nos pondremos en contacto con la mayor brevedad posible.