Prestación por desempleo y subsidio

La prestación por desempleo o más comúnmente conocido como “paro”, es una de las situaciones más comunes por las que atraviesa un trabajador a lo largo de su vida laboral.

Se entiende como la situación por la que un trabajador quiere y puede trabajar pero perdió su trabajo o quedo reducida su jornada de trabajo y está buscando otro empleo (demandante de empleo).

La protección que otorga el estado ante esta situación se puede dividir en dos figuras:

  1. Nivel contributivo: prestación por desempleo
  2. Nivel asistencial: el subsidio por desempleo

La diferencia fundamental entre estas dos prestaciones es que, mientras en la primera prestación la persona trabajadora ha cotizado a la Seguridad Social(SS) un mínimo de tiempo al momento de encontrarse en situación legal de desempleo, y recibe por ello una prestación por desempleo, el subsidio es una ayuda que otorga el estado porque la persona no ha podido cotizar a la Seguridad Social lo suficiente o porque se agotó la primera prestación sin encontrar trabajo.

En líneas generales, los requisitos para poder optar a la prestación por desempleo serán:

  • Estar de alta en la SS.
  • Tener un periodo mínimo de cotización de 360 días dentro de los 6 años anteriores.
  • Encontrarse en situación legal de desempleo, la más común es el despido.
  • No haber cumplido la edad para optar a la jubilación.
  • Estar inscrito como demandante de empleo en el Servicio Público de Empleo competente.

Es importante tener en cuenta que desde la situación legal de desempleo, el interesado en la prestación tiene 15 días para solicitar su prestación.

Por otro lado, los requisitos para optar al subsidio serán:

  • Figurar inscritos como demandantes de empleo durante un mes.
  • No haber rechazado oferta de empleo adecuada y no negarse a participar en acciones formativas.
  • Carecer de rentas de una cierta cuantía económica.
  • Haber agotado el “paro” y tener responsabilidades familiares, entre otras situaciones.

Asimismo, hay que tener en cuenta que existen situaciones incompatibles con la percepción de estas prestaciones. No conocerlas u obviarlas, puede producir graves perjuicios económicos para el trabajador
Desde Laboristo nos ponemos a su disposición ante cualquier duda o problema en la tramitación del desempleo o subsidio, así como en la extinción de dichas prestaciones

¿Necesita ayuda sobre esta área?

Rellene el siguiente formulario y nos pondremos en contacto con la mayor brevedad posible.