Accidentes de trabajo y enfermedades profesionales

En primer lugar, habría que situar que entendemos por accidente de trabajo (AT). La definición la encontramos en el artículo 156.1 de la Ley General de la Seguridad Social (LGSS) que dice: “toda lesión corporal que el trabajador sufra con ocasión o por consecuencia del trabajo que ejecute por cuenta ajena”.

Por lesión debe entender no solamente las físicas sino también las psíquicas y psicosomáticas. Asimismo debe existir una conexión entre el trabajo y la lesión. El artículo 156.3 de la LGSS establece una presunción de AT cuando éste sucede en el tiempo y lugar de trabajo.

Mención especial merece el accidente in itinere regulado en el artículo 156.2 a) de la LGSS que dice que es AT “los que sufra el trabajador al ir o al volver del lugar de trabajo”.

También encontramos la consideración de AT al referido accidente “en misión” que es el que realiza el trabajador para el cumplimiento de un objetivo encargado por la empresa.

La enfermedad profesional (EP) se establece en el artículo 157 de la LGSS que dice: “Se entenderá por EP la contraída a consecuencia del trabajo por cuenta ajena, en las actividades que se especifiquen en el cuadro vigente de enfermedades profesionales.

La mayor diferencia entre AT y EP se encuentra en que la primera es repentina y proviene de un agente externo y la segunda es más lenta y progresiva.

En un AT o EP las prestaciones de la seguridad social tendrán un recargo entre un 30 y 50 % cuando la lesión suceda por responsabilidad del empresario. Esta responsabilidad se concreta cuando en el momento del AT o durante la EP hubiera un mantenimiento defectuoso o falta de medios de protección en equipos de trabajo o instalaciones, centros o lugares de trabajo o cuando no se hayan observado medidas de seguridad y salud en el trabajo, o de adecuación personal a cada trabajo.

La responsabilidad del pago de estas prestaciones recae en la empresa infractora.

Asimismo, la empresa podría estar sujeta a la imposición de una sanción administrativa como consecuencia de un incumplimiento tipificado en la Ley de Infracciones y Sanciones del Orden Social (LISOS).

Desde Laboristo nos ponemos a vuestra disposición para ayudaros a afrontar la difícil situación ante un AT o EP.

¿Necesita ayuda sobre esta área?

Rellene el siguiente formulario y nos pondremos en contacto con la mayor brevedad posible.