Reclamación de salarios

Cálculo y diferencias salariales

La reclamación de salarios o reclamación de cantidad es una de las modalidades procesales más habituales del ordenamiento jurídico-laboral. Esta reclamación se efectúa, normalmente, por el trabajador contra el empresario porque el primero entiende que el segundo le debe todo o parte del salario.

El artículo 29.1 del Estatuto de los Trabajadores establece que la liquidación y el pago del salario se harán puntual y documentalmente en la fecha y lugar convenidos o conforme a los usos y costumbres. El periodo de tiempo al que se refiere el abono de las retribuciones periódicas y regulares no podrá exceder de un mes.

En caso de falta de pago, el trabajador podrá demandar a la empresa en reclamación de los salarios devengados, es decir, los meses ya trabajados sin recibir el salario correspondiente.

Es importante destacar que esta acción prescribe al año a contar desde el día en que la acción pudo ejercitarse, en este caso desde el momento en que los salarios debieron percibirse o desde que se abonaron en menor cuantía.

Este plazo es de prescripción, diferente al plazo de despido que es de caducidad, lo que significa que se interrumpe por cualquier requerimiento fehaciente de pago al empresario que acredite dicha reclamación. Recomendamos, para evitar problemas a la hora de acreditar la reclamación, el envío de un Burofax con acuse de recibo y certificado de contenido.

Es importante mencionar que el impago y el retraso reiterado en el pago del salario es una infracción muy grave establecida en el artículo 8.1 del Real Decreto Legislativo 5/2000, de 4 de agosto, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley sobre Infracciones y Sanciones en el orden Social.

La cuantía de dicha sanción muy grave puede oscilar entre 6.251 euros en su grado mínimo a 187.515 euros en su grado máximo.

Asimismo, el artículo 50. 1 b) del Estatuto de los Trabajadores otorga al trabajador la facultad de extinguir su contrato por falta de pago o retrasos continuados en el abono del salario pactado. El trabajador tendrá derecho a las indemnizaciones señaladas para el despido improcedente.

Desde Laboristo recomendamos el asesoramiento de un experto Laboral que proteja sus intereses.

¿Necesita ayuda sobre esta área?

Rellene el siguiente formulario y nos pondremos en contacto con la mayor brevedad posible.