Mobbing o acoso laboral

El mobbing o acoso laboral aunque siempre ha existido, últimamente se ha situado en pleno foco mediático y de concienciación social.

Lo primordial es entender el concepto para saber cuando estamos ante este tipo de conducta o no.

El acoso laboral o mobbing es aquella conducta abusiva o violencia psicológica a la que se somete de forma sistemática a una persona en el ámbito o entorno laboral, manifestada especialmente a través de reiterados comportamientos, palabras o actitudes que lesionen la dignidad o integridad psíquica del trabajador y que pongan en peligro o degraden sus condiciones de trabajo.

En resumen, se trata de actitudes de hostigamiento que conducen al aislamiento del interesado en el marco laboral, produciéndole ansiedad, estrés, perdida de autoestima y alteraciones psicológicas, y determinando en ocasiones el abandono del puesto de trabajo.

El ejercicio arbitrario del poder directivo del empresario que solo afecta a derechos laborales o a la organización y dirección de la empresa no se puede considerar acoso laboral o mobbing.

El principal problema que se encuentra el trabajador y su abogado en la defensa del asunto es la prueba este hostigamiento.

El trabajador podrá valerse de los medios de prueba como interrogatorios o declaraciones del acosador, del acosado o de testigos, informe pericial médico o psicológico, actas de inspección de trabajo, comunicaciones por escrito o correos electrónicos y grabaciones y conversaciones de mensajería instantánea.

El acceso a estos últimos medios de prueba no vulnera el derecho al secreto de las comunicaciones siempre que el trabajador participe en las mismas y que sean utilizadas únicamente por el empleado acosado para defenderse en un procedimiento judicial.

El trabajador puede acudir a distintos procedimientos para plantear la demanda de mobbing o acoso laboral.

En primer lugar puede denunciar los hechos ante la Inspección de Trabajo con el fin de que un inspector se persone y pueda constatar de forma directa y personal los hechos denunciados.

En segundo lugar, el trabajador puede optar por extinguir la relación laboral por la vía del articulo 50 del Estatuto de los Trabajadores.

Finalmente, el trabajador podrá reclamar una indemnización por daños y perjuicios que compense su perjuicio sufrido.

Desde Laboristo os recomendamos que os asesoréis ante cualquier situación de mobbing o acoso laboral y os brindamos nuestra asistencia personalizada en este u otros asuntos laborales.

¿Necesita ayuda sobre esta área?

Rellene el siguiente formulario y nos pondremos en contacto con la mayor brevedad posible.