Despido Colectivo o ERE

El despido colectivo o ERE es la extinción de contratos de trabajo por decisión del empresario por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción cuando, en un periodo de 90 días, la extinción afecte al menos a:

a) 10 trabajadores, en las empresas que ocupen menos de 100 trabajadores.

b) El 10% del número de trabajadores de la empresa en aquellas que ocupen entre 100 y 300 trabajadores.

c) 30 trabajadores las empresas que ocupen 300 o más trabajadores.

Se entiende también como despido colectivo o ere la extinción de los contratos de trabajo que afecten a la totalidad de la plantilla de la empresa, siempre que el número de trabajadores afectados sea superior a cinco, cuando aquel se produzca como consecuencia de la cesación total de su actividad empresarial fundada en las mismas causas económicas, técnicas, organizativas o de producción.

Siempre que como empresa nos encontramos con la causa objetiva, número de trabajadores y los umbrales que determina la ley, deberemos iniciar el procedimiento de extinción colectiva o ere regulado en el apartado 2 del artículo 51 del Estatuto de los Trabajadores, así como lo establecido en el Real Decreto 1483/2012, de 29 de octubre.

El procedimiento, de manera muy resumida, sigue de la siguiente forma:

  1. Iniciación del procedimiento, con la comunicación escrita de apertura del periodo de consultas a los representantes de los trabajadores y copia de la misma a la autoridad laboral. En dicha comunicación debe acompañarse memoria explicativa de las causas del despido colectivo.
  2. Desarrollo del periodo de consultas. Se fijará un calendario de reuniones y existe por ambas partes el deber de negociar de buena fe.
  3. Finalización del procedimiento. Puede ser con acuerdo o sin Acuerdo. Se procederá a la notificación de los despidos individualmente, expresando por escrito su causa y con la puesta a disposición de la indemnización de 20 días por año de servicio, prorrateándose por meses los periodos inferiores al año, y con un máximo de 12 mensualidades.
  4. Papel de la autoridad laboral. Es obligatorio comunicar al Servicio público de Empleo Estatal la comunicación escrita y éste, de manera obligatoria, solicitará informe de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social sobre las causas alegadas por la empresa.

El procedimiento de extinción colectiva o ere es uno de los más complejos en toda la práctica laboral debido al número de partes implicadas, la dificultad de la materia y las exigencias formales que exige el propio procedimiento. El riesgo de proceder de manera errónea en este procedimiento es muy alto y las consecuencias que de ello se derivan son muy perjudiciales para la empresa

Desde Laboristo aconsejamos a las empresas el asesoramiento preventivo y durante todo el procedimiento de extinción colectiva de un experto laboral con el fin de garantizar el éxito de este procedimiento.

¿Necesita ayuda sobre esta área?

Rellene el siguiente formulario y nos pondremos en contacto con la mayor brevedad posible.